Inglesia Infantil


Corderitos de Mi Prado

Get Adobe Flash player

Main Menu

Login Form

¿Alguna vez te has preguntado qué harías si un niño, niña o adolescente te confía que alguien le ha agredido sexualmente? Tenemos para ti algunas recomendaciones:

 Mantén la calma. Busca un lugar apropiado para conversar y evita mostrarte perturbado, ansioso o enojado. No entres en pánico o salgas corriendo, dedica el tiempo necesario para escuchar lo que el niño o niña tiene que decir.

Cree al niño o niña y asegúrale que no es culpable de lo ocurrido. No minimices la situación o ignores los hechos. Evita hacerle sentir culpa con preguntas como: ¿por qué permitiste que te hiciera eso?, ¿por qué no lo contaste antes?

Evita hacer preguntas sí/no. Obtén datos generales a través de preguntas abiertas. No necesitas conocer todos los detalles, la indagación detallada de los hechos le corresponde a las instancias especializadas. No presiones para que te cuente cosas de las que no quiere hablar, pregunta solo lo necesario para implementar medidas de protección.

Valida sus sentimientos. La víctima/sobreviviente puede sentir miedo a ser rechazada, a ser separada de su familia o a que se le acuse por lo ocurrido. Asegúrale que es normal que tenga miedo y reconócele el haber reunido el valor para contarlo.

Evita colocar al agresor en posición de monstruo. El niño o niña seguramente se pregunta por qué alguien en quien confiaba hizo algo tan malo, lo cual puede generar desconfianza hacia los demás adultos. Puedes decirle al niño/a que el abusador hizo algo incorrecto porque los adultos no deber tener sexo con niños o niñas y necesita ayuda para no volverlo a hacer. Reafirma que no todas las personas son así y que ahora estará más seguro.

Agradécele la confianza. Dile que ha hecho lo correcto al contarte lo que pasó y que no ha hecho nada para causarlo. Es importante que sepa que saldrá adelante y que cuenta con tu apoyo.

Brinda explicaciones claras sobre el paso a seguir. Evita hacer promesas que no se puedan cumplir y explícale que comunicarás lo que te contó solo a las personas que puedan ayudarle a estar más seguro.

Busca una persona adulta que pueda hacerse cargo de su cuidado. Determina el apoyo con el que cuentas y los posibles obstáculos. Examina varias opciones de solución y analiza cuál es la más adecuada. Recuerda que lo más importante es salvaguardar la salud e integridad del niño o la niña.

Elabora un informe escrito en el que describas exactamente lo que el niño o niña te ha contado y busca atención especializada. Si laboras en una institución educativa, comunícate con la dirección. No actúes de forma aislada como profesor/a. Es necesario comunicar el abuso a la familia y presentar la denuncia ante la Agencia del Ministerio Público Especializada en Delitos Sexuales que corresponda a la delegación.

Realiza un seguimiento. Pregúntale al niño/a cómo se está sintiendo en el proceso y asegúrate de que se encuentra en una situación segura.

Una respuesta eficaz y oportuna es vital para impedir que el abuso se siga perpetuando. ¡No guardes silencio, denuncia!

Sabias que este síndrome es un fenómeno médico que se presenta alrededor del mundo.[1] Este síndrome aparece en los niños que han sido sometidos a un maltrato frecuente ya sea físico o sexual y se refiere a todas las lesiones internas y externas que puede presentar el menor después de ser “sacudido”.

Desafortunadamente el “sacudir” a un niño para corregirlo, para jugar con él, para despertarlo, para regañarlo o para obligarlo a hacer algo es algo que puede ser normal dentro de nuestro entorno social sobretodo porque desconocemos las consecuencias de hacerlo.

Algunos de los síntomas que pueden empezar a aparecer espontáneamente son:

  1. Convulsiones epilépticas, ya que si el cerebro rebota contra el cráneo a temprana edad puede causar inflamación.
  1. Disminución de la lucidez mental y agilidad verbal.
  1. Irritabilidad extrema o cambios drásticos de comportamiento.
  1. Ausencia de sonrisa.
  1. Pérdida repentina del conocimiento.
  1. Perdida esporádica de la visión
  1. Vómitos
  1. Pérdida de la conciencia sobre el espacio y lugar.
  1. Olvidos repentinos y Fugas de Ideas.

Por ello es importante que recuerdes que una educación basada en el respeto y en el amor es mucho mejor para su desarrollo físico, emocional y social.

Es importante que todos estemos informados acerca de los tipos de agresión sexual que existe, de esta manera podremos prevenirlo. Pero para entenderlo es necesario que tengamos bien claro que en el momento en el que se presenta cualquier tipo de abuso sexual, se esta “objetalizando” al cuerpo. Es decir el agresor   ve al cuerpo de la victima como una fuente de placer y la victima repudia su propio cuerpo, entonces la persona se redujo a “un objeto” ya que toda su integridad queda destruida a partir de la violencia.

 

Tipo de   Agresión Definición  
 

 

Violencia

Es una   agresión basada en una   relación de poder en donde existe un sometimiento físico, psicológico, emocional.  
 

 

Abuso sexual

 

Ultraje de limites corporales y emocionales con el fin   de obtener placer   sexual a través del     otro, sin su consentimiento.  
 

 

Explotación Sexual Comercial

Se somete al   menor de edad a   que   comercialice su cuerpo a   cambio de dinero.  
 

 

Prostitución Infantil

Es la comercialización   de   niños como mercancía sexual.

 

 

 
 

 

 

 

Trafico de Niños

Actividad   lucrativa   que consiste   en transportarlos con   fines sexuales comerciales. El reclutamiento y   traslado puede ser     entre países o en el interior del   propio país, con o sin   el consentimiento   de   los responsables por   el menor de   edad, y mediante engaño o   coerción.

 

 

Pornografía Infantil La   exhibición   de su cuerpo   y en general su integridad a   un acto sexual con   adultos o niños.

La   violencia   nos denigra como personas, objetaliza nuestra esencia, dejándonos sin posibilidad alguna d e desarrollarnos y crecer. Es   nuestro deber proteger a los menores, y ayudar a que este tipo de violencia termine.

MALTRATO INFANTIL:
 
Forma de violencia donde el agresor es una persona con poder, físico, moral o psicológico, que ejerce un papel de autoridad contra un menor de edad, transgrede sus derechos individuales, causa daños a la salud física, psicológica y al desarrollo de su integridad.
 
Tipos de maltrato infantil:
 

  • Físico
  • Psicológico
  • Negligencia
  • Abuso sexual

 
(Afectividad y Sexualidad A.C., 2014)
 
ABUSO SEXUAL INFANTIL:
 
Cualquier contacto de naturaleza sexual entre un adolescente o adulto y un menor con el fin de estimular y gratificar la sexualidad del agresor mediante el uso de poder, engaño o persuasión.
 
 La agresión incluye una variedad de acciones que van desde mostrar pornografía, exhibir el cuerpo desnudo o semidesnudo, entrar en contacto con el cuerpo del menor o hacer que este toque el cuerpo de quien lo agrede, llegando o no a la penetración oral, anal o vaginal.
 
Formas de Abuso Sexual:
 
Con contacto físico:  Contacto genital o anal entre un niño o niña y un adulto, penetración anal, vaginal u oral, caricias en los genitales, masturbación, eyaculación sobre el menor.
 
Sin contacto físico: Exponer a un menor de edad a presenciar un acto sexual o masturbación, uso de material pornográfico frente al menor, uso de lenguaje obsceno, exhibir los genitales del agresor, o presionar al niño a que exhiba los suyos.
 
Explotación sexual infantil:   Pornografía o trata de infantes.
 
(Afectividad y Sexualidad A.C., 2014)
 
 
VULNERABILIDAD:
 
Definimos la vulnerabilidad de una persona o grupo como la condición de susceptibilidad en la que un individuo, familia o sociedad puede ser dañada temporal o permanentemente, a  causa de factores internos y externos, como resultado de una carencia de recursos físicos, psicológicos y sociales, lo cual los imposibilita para hacer frente a eventos de riesgo o peligro dentro o fuera de su entorno.

Copyright © 2021 Fe Creativa  Rights Reserved.